Hecatómbico es el hueco…

p

 

«No matarás; y aquel que mate será reo ante el tribunal.
Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal».
(Mt 5, 21-22)

Hecatómbico es el hueco
– que escupe
decenas de mirlos negros.

Abrasiva e inquieta la noche
se abre sobre su silla de ruedas.

(Alguien traga la helada espina
del desprecio espeso).

En los corredores caen cráneos de vidrio
y desarticulan las vértebras del suelo.

¿Por qué este sostener el temor en la nuca
cuando el hierático perfume sopla
y en la lejanía las moscas marcan
sus piruetas sucias?

Un sudor condensado cuelga
– sin música
en los desvalijados dedos.

(Alguien se fía de la horrida espada crujiente
sostenida en las torcidas manos).

La boca se pierde
en la sequedad de sus artificios.
Comparezco ante la sala escindida
y miro los dientes del despreciado en la orilla
cuando erupciona la espuma de un último clamor.

¡Como Atila aprendiste el acto de la guerra
azote de Dios!

Soy frágil y estoy consciente- digo;
El cierzo derrumbó al fin tu canción errante.

Tus dos alas extendidas tiemblan de espanto*.

(*) Nelly Sachs

© Natalia Lara
(Venezuela)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s