Nagari Magazine

Nagari Magazine

DESEO ANTIGUO

Alguna mano enciende los faros recónditos bajo mi frente

se impregnan de rocío sus tupidas ramas.

Siento los pies del árbol milenario sobre el  vientre caer

como un niño escondido juega entre temblores melosos.

Sus uñas exprimen los frutos de alboradas ambiguas

en los gajos de polvo y cabecea la cumbre de mi olfato.

Desde la grieta extendida en la planicie fibrosa

palpo sus manos y su lengua poblada de pliegues.

Un ombligo zurcido muestra el contorno de su materia brillante.

¡Níveo aroma en el ocaso cruzando fulgores silentes!

En la claridad de este claustro –que es mortaja- 

mis pasos se pierden buscando su idioma de savias

tras el oriundo manto de la noche.

Luis Cernuda

LA FAMILIA
(Luis Cernuda)

¿Recuerdas tú, recuerdas aun la escena
A que día tras día asististe paciente
En la niñez, remota como sueño de alba?
El silencio pesado, las cortinas caídas,
El círculo de luz sobre el mantel, solemne
Como paño de altar, y alrededor sentado
Aquel concilio familiar, que tantos ya cantaron,
Bien que tú, de entraña dura, aún no lo has hecho.Era a la cabecera el padre adusto,
La madre caprichosa estaba en frente,
Con la hermana mayor imposible y desdichada,
y la menor más dulce, quizá no más dichosa,
El hogar contigo mismo componiendo,
La casa familiar, el nido de los hombres,
Inconsistente y rígido, tal vidrio
Que todos quiebran, pero nadie dobla.Presidían mudos, graves, la penumbra,
Ojos que no miraban los ojos de los otros,
Mientras sus manos pálidas alzaban como hostia
Un pedazo de pan, un fruto, una copa con agua,
y aunque entonces vivían en ellos presentiste,
Tras la carne vestida, el doliente fantasma
Que al rezo de los otros nunca calma
La amargura de haber vivido inútilmente.

Suya no fue la culpa si te hicieron
En un rato de olvido indiferente,
Repitiendo tan sólo un gesto trasmitido
Por otros y copiado sin una urgencia propia,
Cuya intención y alcance no pensaban.
Tampoco fue tu culpa si no les comprepdiste:
Al menos has tenido la fuerza de ser franco
Para con ellos y contigo mismo.

Se propusieron, como los hombres todos, lo durable,
Lo que les aprovecha, aunque en torno miren
Que nada dura en ellos ni aprovecha,
Que nada es suyo, ni ese trago de agua
Refrescando sus fauces en verano,
Ni la llama que templa sus manos en invierno,
Ni el cuerpo que penetran con deseo
Dos soledades en una carne sola.

Ellos te dieron todo: cuando animal inerme
Te atendieron con leche y con abrigo;
Después, cuando creció tu cuerpo a par del alma,
Con dios y con moral te proveyeron,
Recibiendo deleite tras de azuzarte a veces
Para tu fuerza tierna doblegar a sus leyes.
Te dieron todo, sí: vida que no pedías,
y con ella la muerte de dura compañera.

Pero algo más había, agazapado
Dentro de ti, como alimaña en cueva oscura,
Que no te dieron ellos, yeso eres:
Fuerza de soledad, en ti pensarte vivo,
Ganando tu verdad con tus errores.
Así, tan libremente, el agua brota y corre,
Sin servidumbre de mover batanes,
Irreductible al mar, que es su destino.

Aquel amor de ellos te apresaba
Como prenda medida para otros,
y aquella generosidad, que comprar pretendía
Tu asentimiento a cuanto
No era según el alma tuya.
A odiar entonces aprendiste el amor que no sabe
Arder anónimo sin recompensa alguna.

El tiempo que pasó, desvaneciéndolos
Como burbuja sobre la haz del agua,
Rompió la pobre tiranía que levantaron,
y libre al fin quedaste, a solas con tu vida,
Entre tantos de aquellos que, sin hogar ni gente,
Dueños en vida son del ancho olvido.

Luego con embeleso probando cuanto era
Costumbre suya prohibir en otros
y a cuyo trasgresor la excomunión seguía,
Te acordaste de ellos, sonriendo apenado.
Cómo se engaña el hombre y cuán en vano
Da reglas que prohiben y condenan.
¿Es toda acción humana, como estimas ahora,
Fruto de imitación y de inconsciencia?

Por esta extraña llama hoy trémula en tus manos,
Que aun deseándolo, temes ha de apagarse un día,
Hasta ti trasmitida con la herencia humana
De experiencias inútiles y empresas inestables
Obrando el bien y el mal sin proponérselo,
No prevalezcan las puertas del infierno
Sobre vosotros ni vuestras obras de la carne,
Oh padre taciturno que no le conociste,
Oh madre melancólica que no le comprendiste.

Que a esas sombras remotas no perturbe
En los limbos finales de la nada
Tu memoria como un remordimiento.
Este cónclave fantasmal que los evoca,
Ofreciendo tu sangre tal bebida propicia
Para hacer a los idos visibles un momento,
Perdón y paz os traiga a ti y a ellos.

Realidad y Deseo.

Realidad. El Exilio Real. Centenario de Luis Cernuda I y II

Los escritores tienen que construir su “marca”

Eriginal Books

mercedes_gallego copia

Cuando en una reciente conferencia, María del Pilar Vélez, presidenta de la Asociación Internacional de Arte y Cultura Hispana, AIPEH en Miami, que además de poetisa es una renombrada especialista en marketing y promoción, expuso la necesidad de construirse una “marca” como escritor, más de uno de los presentes se revolvió en su asiento.

Pero la necesidad de que el autor se autopromocione no es algo reciente. El más venerado de los novelistas franceses, Honoré de Balzac, en  LAS ILUSIONES PERDIDAS reconoce: “Para los artistas, el gran problema a resolver es cómo conseguir ser conocido, como llamar la atención”.  Otro maestro, Stendhal, menciona en su autobiografía, RECUERDOS DEL EGOTISMO: “el gran éxito no es posible sin un cierto grado de cinismo,  incluso cercano a la charlatanería”.

heminway_ballantines

El autor y periodista australiano Tony Perrottet menciona varios ejemplos de autopromoción en el siglo XX: Hemingway pulió su imagen con sesiones de…

Ver la entrada original 410 palabras más