Tres poemas del escritor español Fernando Gutiérrez.

Imagen

A Bukowski, (ese viejo loco)

Acudí al hipódromo por primera vez
acompañando a un viejo amigo.
Recuerdo que aposté
a poema ganador,
las ganancias eran mínimas
tal y como suele suceder
cuando la apuesta es segura.
La carrera a punto de comenzar,
los poemas ya dentro
del cajón de salida.
Tras el pistoletazo de inicio
los ojos abandonan
la resaca de la mañana
y suben eufóricos
al grito de la multitud.
Entrando en la última curva
todo iba según lo previsto
después nadie supo explicar
cómo aquel poema
logró sacar un cuerpo de ventaja
sobre el segundo.
Mi amigo contaba lo ganado
yo no paraba de reprocharle
-viejo loco por qué no dijiste
que tu poema corría
exento de cualquier ausencia?
La carcajada fue sonora.
Me enseñó que en esto de los poemas
no existe apuesta segura.

 

***

 

Imagen

Oculto mi grito bajo la corteza del árbol
hervidero de tantos otros gritos,
refugio inesperado de voces ajenas.
Fuera de las ramas
en mis huesos
y en los vuestros,
un silencio de pájaro reclama
aquello que fue su trino.

 

 

***

 

De repente dejas de llover.
Enciendo un cigarrillo,
espero. Esperar qué?
si ni siquiera fumo.
Mejor sería danzar
alrededor de la herida
y rogarle a tu Dios
que me continúes lloviendo.
Tiro el cigarrillo
y salgo al encuentro
de alguna estrella virgen
que se preste a ser mi ofrenda.

 

 

Imagen

 

 

 

 

 

 

Fernando Gutiérrez
DERECHOS RESERVADOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

_______________________

Fotografía (2) Dara Scully 

Fotografía (3) Mariana Copello

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s