Las Colinas del Silencio

Gowin5

(a Lucía y Manuel)

Las Colinas del Silencio

en besos tridimensionales

deslizan la abierta noche.

Apaciguo los brazos

sus calambres rojos

de perenne vacío.

Escribo hambre-sed-reflejo-sombra

y un tiro de gracia diluye el mosaico

penetra lo negro de la calle.

La alfombra ardida se quiebra,

sus vestiduras violáceas y rosas

deshacen las devotas ventanas.

Percibo la pólvora-el sollozo-el hijo

aglutinados raudamente en la barba del ciprés

discurriendo en el substratum.

El luto es repentino y de cabellera marchita

su armadura devuelve los tigres penumbrosos

dormidos en la Carrera Bonanza.

Nunca supe cómo la abuela

en su salina y primitiva pobreza

armaba el astillado corazón al rumor de las frondas.

La herida incendiada e insepulta

descubriendo la gruta empedrada

de la nariz subterránea y podrida…

Escribo plaza-sien-fuego-metal

la resina de la muerte retratada

aguardando en los ojos de aquel hijo.

La euforia violenta de la yerba alejó la aurora.

¿Quién juega con tu talle, colina abajo

trenzando lágrimas?

Septiembre

es un hachazo

en tu manso cráneo.

© 2014 Natalia Lara


Foto: Emmet Gowin


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s