Un poema de Arturo Uslar Pietri

 

Losnadie_MalditosrecovecosdePatricioMLueiza

 

 

 

La cárcel

 

 

¿Quién hizo este espacio hueco,

esta fábrica enorme sin sentido,

en laberinto frío de pilastras y arcos,

esta agobiante soledad de piedra,

esta pesada mole de soledad y sombra

que pudiera estar fuera del mundo?

 

¿Cuántos esclavos, cuántos años y vidas,

cuánta roca, tan fría, tan ajena,

cuántas terribles formas poderosas,

inmensos arcos, bóvedas sin término

donde la luz lejana se insinúa?

Balcones, puentes, pasadizos, troneras,

que entran y salen de los gruesos muros,

de los que penden cordajes y cadenas,

argollas, trapos, hierros retorcidos.

Máquinas de dolor cubren el piso,

cepos, carlancas, ruedas de tortura,

tenazas, torno, garrucha y caballejo

y rejas y más rejas y otras rejas,

puestas exactas sobre puertas ciegas.

 

¿Para quiénes se hizo cárcel tan sobrehumana?

Locura de Babel, domo de Qubla Qan,

roído en ruina,

juego cruel de los cíclopes de un ojo,

maravilla de horror y desvarío.

No más grandes que púas y eslabones

sombras sin rostro perdidas se vislumbran,

vagas figuras quietas, asombradas,

diminutas y solas en el ámbito

de lienzos de muralla y puentos rotos,

¿a quién vigilan y acechan?,

¿quién está encadenado entre los muros y las rejas?,

¿qué alumbra sin mirada la lámpara profunda

cuya cuerda se pierde en las alturas?

¿De dónde sacó Piranesi esta invención,

este capricho de cárceles oscuras?

Coliseo y Panteón de las angustias,

más imponente y cierto

que los que el tiempo deshacía en Roma.

 

Todo era cárcel, lo supo de repente,

todo era una inmensa cárcel desmedida,

el hombre estaba preso, solo, en algún lugar

de una inmensa mazmorra,

todo era rejas, cadenas y tormentos,

nunca terminaba de sufrir la tortura,

potro, charniego, palo,

rueda quebrantahuesos, cepo y fuego,

para el castigo de una culpa incierta.

 

La estructura inmensa,

las bóvedas rotas y los arcos,

las cadenas, los puentes sin destino,

no tenían otro irrisorio objeto

que encerrar, supliciar y castigar

un ser humano,

un cautivo, un preso,

un tembloroso espectro de pavura,

dos piernas y dos brazos

quebrados en los hierros y los golpes,

pies entre grillos,

y una cabeza ya sin voz, ya sin vista,

a ciegas, solo,

en la cuestión y al ansia sin sentido.

 

No hay verdugo ni alcaide,

sólo presos,

sólo dolidos,  condenados todos,

en la mole ciclópea de tortura.

 

Eso vio Piranesi,

en el gran teatro del destino del hombre,

verdugo y carcelero de sí mismo,

todo cuanto alcanzaba era una cárcel

y en ella, en soledad, estaban todos.

 

 

 

 


Arturo Uslar Pietri, “El hombre que voy siendo“. Monte Ávila Editores, Caracas (1986)

image1Arturo Uslar Pietri (Caracas, 1906 – 2001). Narrador, ensayista, historiador, dramaturgo, articulista, y  político venezolano. Considerado como uno de los más grandes intelectuales del siglo XX venezolano. Tuvo una amplia obra que desarrolló en los ámbitos literario, histórico y político. Sus poemarios serían Manoa (1972), y El hombre que voy siendo (1986).  Entre su extensa y variada obra contamos con: Barrabas y otros relatos (1928), Las lanzas coloradas (1931), Red (1936), Las visiones del camino (1945), Sumario de economía venezolana para alivio de estudiantes (1945), El camino de El Dorado (1947), Letras y hombres de Venezuela (1948), De una a otra Venezuela (1949), Treinta hombres y sus sombras (1949), Las nubes (1951), Apuntes para retratos (1952), Obras selectas de Arturo Uslar Pietri (1953), Tierra venezolana (1953), Tiempo de contar (1954), El otoño en Europa (1954), Pizarrón (1955), Valores humanos (1955), Breve historia de la novela hispanoamericana (1955), Valores humanos (1956), Letras y hombres de Venezuela (1958), Valores humanos (1958), La fuga de Miranda (1958), Materiales para la construcción de Venezuela (1959), La ciudad de nadie. El otoño en Europa. Un turista en el cercano oriente (1960), Chúo Gil y las tejedoras. Drama en un preludio y siete tiempos (1960), Sumario de economía venezolana para alivio de estudiantes (1960), Estación de máscaras. El laberinto de fortuna (1964), La lluvia y otros cuentos (1967), Fantasmas de dos mundos (1979), entre otros.

 

 

 

_____________________________

Foto: Patricio M. Lueiza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s