De “Cármenes” y, “Vencimientos”: Juan Liscano

 

 

Jacques Henri Lartigue

 

Metamorfosis

 

Tu bloque de hielo flotante

tu iceberg tu castillo de escarcha

tus labios de cascada helada

tu soledad polar

en la noche gélida del mes de enero.

 

Tus labios como dos cuchillos fríos

tu lengua y tu saliva

como lento glaciar que resbala

tu pubis como un bosquecillo de pinos

sobre la estepa nevada.

 

Para vencer la noche y la helada

para ahuyentar la soledad como un hambriento lobo

establecimos ritos de sangre

de fuego

               de marcha lunar.

 

Tú cantas. Yo canto.

Las lenguas de nuestro canto nadan en el viento

como dos peces de fósforo.

Tú cantas desde el fondo de ti.

Yo canto desde el fondo de mí.

A nuestros rostros asoman desconocidos rostros.

 

Tú cantas hasta el fondo de ese nuevo rostro aparecido

y tu carne se irisa florece en cristalería de nieve.

Una luna marina la enciende una luna interior

y es como resplandeciente gruta de hielo.

 

Yo canto desde el fondo de mí y nazco otro.

Brota una voz desconocida

un verbo una lengua de mí que no sabía

brota un hombre de  deseos como una llamarada:

delfín que salta

oso que se yergue

                               flecha que da en el blanco.

 

Yo canto. Tú cantas.

 Dejamos de ser los mismos.

Los hielos retroceden. Se funden los glaciares,

La noche se llena de murmullos de aguas.

Nuestras voces nadan en el viento

como dos peces de fósforo

vuelan por el aire azul de luna

como dos aves de estrellas.

 

Tú cantas desde el fondo de los seres que te pueblan.

Te llena el coro de sus voces.

Eres la tierra el agua el fuego

eres un pájaro hembra y un tibio nido.

Yo canto desde el fondo de mis verbos:

soy la lluvia el cauce la ceniza el humo

soy el viento y mis lenguas lamen tus plumas.

Eres el eco del viento

cuando suena su rumor de fondo del mar entre los pinos

y yo soy el pinar.

 

Yo canto. Tú cantas.

Tu voz suena mía. Suena tuya mi voz.

Eres ahora la lluvia la nieve el granizo de mil pisadas

Y entonces soy la tierra el agua: lo que eras tú.

Te miras en mí como un paisaje

eres el lecho de mi río

                                     fluyo

                                             te mojo toda

soy el agua de erizadas crestas de gallo

soy el agua que canta como una gallo y sacude sus plumas

soy el gallo de lumbre que te seca y te enciende

y te convierte en ceniza en humo y en distancias.

 

Tú cantas. Yo canto.

Soy el eco de tu voz. Eres la sombra de mi voz.

Nuestros pueblos se juntan en paz.

Retrocede el invierno. Reverdece el otoño.

Amanece la noche

el hielo corre río de la aurora

el polo resplandece como trópico

fulgura el eterno verano el equinoccio justo

                                                                          la Edad de Oro

y tú y yo somos clarividencia

doble pájaro de sol.

                                                                                      (De Cármenes, 1966)

 

 

*

 

1f233c874723a7b2288508f630fbfef9

 

La cresta

 

Cuando mueren

                        por un instante

las palabras

que tanta muerte dan siempre a la vida

cuando descubrimos el actor que somos

y lo exponemos

despojado de sus trajes crepusculares

cuando nos despierta el sueño de soñar

o arrancados del sueño

despertamos atónitos

como extraños celeste caído

cuando se quiebran los espejos

al soplo de una necesidad desconocida

cuando vaciadas quedan las odres

y se aquieta la fiera de la sed

cuando se acepta el desierto por jardín

brota del resplandeciente vacío

una repentina cresta

y el Levante impera en ella

filo puro neto

neutro

que se abate

y nos degüella.

 

                                                                                     (Del libro Vencimientos inédito)

 

 

 

*

 

 

liscano1Juan Liscano Velutini nació en Caracas el 7 de julio de 1915. Poeta y crítico venezolano. Entre su obra poética destacan los títulos Del Alba al Alba (1943), Del Mar (1948), Humano destino (Premio Nacional de Literatura, 1949), Nuevo mundo Orinoco (1959), Cármenes (1966) y Fundaciones (1981). También los ensayos Panorama de la literatura venezolana actual (1973), Espiritualidad y literatura: una relación tormentosa (1976), Los fuegos apagados (1990) y El origen sigue siendo (1991). En 1990 publicó Antología personal, un recorrido por su trayectoria poética.

 

 

 

 

 

____________________________________

Foto: Jacques Henri Lartigue

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s