Cinco sonetos de Tomás Linden

1 n

 

Medianoche

 

 

Señor, es medianoche en mi postigo,

está a mi lado un cuerpo de mujer

que en la sombra custodia su placer.

No sé si soy un amigo o su enemigo.

 

Con tanta oscuridad aún no consigo

ver en sus ojos lo que quiero ver;

quizá la luna comenzó a crecer,

pero ya no me sirve de testigo.

 

Entre mis brazos el temblor desnudo

del cuerpo de mi amante espera el día

y el café negro del amanecer.

 

Señor, ya cantó el gallo lo que pudo…

¡Quién sabe de ese amor qué te diría,

antes que se volviera a adormecer!

 

 

 

katia_chausheva_arbol

 

 

 

 

 

Setiembre

 

 

Ya está el viejo setiembre ante la puerta,

pidiéndonos las hojas que han caído,

con su morral de andante distraído,

el alma vaga y la pisada cierta.

 

Ya trae el corno de su voz alerta

un pregón otoñal a cada oído,

que según la distancia de su ruido

más temprano o más tarde nos despierta.

 

Hojas está pidiendo a la arboleda

y a los hombres las horas sin lamento

donde el tiempo afiló su hacha de seda.

 

A setiembre le basta, como al viento,

lo que cae, lo que parte, lo que rueda,

nada más busca para andar contento.

 

 

 

n

 

 

 

 

 

El ausente

 

 

Como si aquí yo mismo no estuviera

y esta luz otoñal, color de vino,

con su errante hojarasca en el camino,

pese a tanto esplendor, nadie la viera.

 

… De pronto un fruto de oro que cayera;

un pájaro embriagado con su trino;

mi recuerdo llegando repentino

a una mujer que no me conociera.

 

Así será, tal vez, irme del mundo,

lejos, quién sabe dónde y que no quede

ni siquiera la huella de mi sombra.

 

Sólo el eco del viento vagabundo,

arrebatando al paso lo que puede,

cuyo rumor quién sabe si me nombra

 

 

 

 

 

 

 

d18db72b4f99efb63448b69ccfbd6234

 

 

 

El retrato

 

 

Soy éste que está aquí, veinte años antes,

a la luz objetiva del retrato,

aunque el tiempo con pérfido arrebato

en polvo haya trocado esos instantes.

 

Al fondo de los ojos anhelantes

arde la pena de quien hizo un trato

con el destino, y tras el desacato

se duele de sus hados inconstantes.

 

Soy éste y tantos otros que en mi sueño

vagan, se acercan y desaparecen,

según el mes, el año, el cada día.

 

En mí tienen su espejo, no su dueño,

en mí secretamente resplandecen

con sus mil rostros de melancolía.

 

 

 

 

artlimited_img68262

 

 

 

Cuerpo absoluto

 

 

Cuerpo donde Dios quiso detenerse

con tanta devoción de su maestría,

como un orfebre absorto noche y día

en su magia sumido hasta dolerse.

 

Senos, brazos, cabellos que al moverse

mueven la clara luz que el sol envía;

ojos adonde sube una alegría

que nunca antes se viera ni ha de verse.

 

Milagro caricioso a quien lo mira,

Jardín interminable a quien suspira,

como otra tierra no tendrá ni tuvo.

 

Yo suspiré de eternidad al verte,

cuerpo paradisial contra la muerte,

cuerpo donde Dios tanto se detuvo.

 

 

 

 

*

 

 

 

 

eugenioEugenio Montejo (Caracas 19 de octubre de 1938). Poeta y ensayista venezolano fundamental. Entre su obra tenemos: Élegos (1967), Muerte y memoria (1972), Algunas palabras (1977), Terredad (1978), Trópico absoluto (1982), Alfabeto del mundo (1986), El azul de la tierra (1997), Adiós del siglo XX (1992), Partitura de la cigarra (1999), Poemas selectos (2004), Geometría de las horas (2006). Sus libros de ensayos confluyen en la conformación de una poética: La ventana oblicua (1974), El cuaderno de Blas Coll (1981), El taller blanco (1983). Dentro del cortejo de heterónimos, gracias a su don creador, está el ciudadano sueco, Tomás Linden, memorable en El hacha de seda (1995). De allí los textos escogidos, referidos por Adolfo Castañón en La terredad de todo. Montejo fallece en la ciudad de Valencia el 5 de junio de 2008.
 _____________________________
Foto: Katia Chausheva
_____________________________

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s