Tres poemas de Anna Ajmátova

 

daria-petrilli-art-10

V

 

HACE diecisiete meses que grito

y a la casa sin cesar te llamo,

que me arrojo a los pies del verdugo maldito,

que eres mi horror y el hijo que yo amo.

Todo se confundió por los siglos venideros

y ahora me es difícil descifrar

quién es una fiera, quién es un hombre verdadero,

cuánto la ejecución he de esperar.

Y sólo escucho incensarios distantes,

y sólo veo flores rozagantes

y, sin ir a parte alguna, huellas.

Y mira a mis ojos, insistente,

con amenazas de una muerte inminente

una enorme estrella.

 

 

(1939)

 

 

*

daria-petrilli-art-2

El poeta

 

Miren qué clase de trabajo el mío;

llevar toda una vida sin cuidados

y robarle sus sones a una música

haciéndolos ya nuestros, bromeando.

 

Y al poner un alegre scherzo ajeno

en alguna que otra línea nuestra,

jurar que así gime el corazón apenado

entre esplendentes trigales y veredas.

 

Y luego sorprender del bosque los murmullos

que emiten los pinos, al parecer callados,

mientras se extiende por doquier, como el humo,

un vago cortinaje de neblinas, alado.

 

Tomo un poco de todo, sin escoger apenas,

ni sentirme culpable ni un segundo.

Algo recojo a veces de esta pícara vida

jovial. Y todo, del silencio nocturno.

 

(1959)

 

Traducción de Verónica Spassakaya;

Versión de Fina García Marruz 

*

Daria-Petrilli-1

El último poema

 

Uno irrumpe, como el trueno,

alborotado por alguien.

Entra en casa, ríe, palpita,

gira, centellea, aplaude.

 

Nace otro en el silencio

de medianoche, venido

de no se sabe, murmura,

mira del espejo vacío.

 

Llegan otros, a pleno día

como si no me notasen,

suaves fluyen en el papel,

igual que un arroyo limpio nacen.

 

Otra vez, algo secreto

sin colores, sin sonido,

viene, cambia, serpentea,

y no se deja coger vivo.

¡Pero este! Saca sangre,

niña malvada, juventud, pasión,

y sin decirme una palabra

hace silencio alrededor.

 

Y no sé si haya partido.

Y no conozco desgracia mayor,

que su huir sin dejar huellas.

Sin él. . . voy muriendo yo.

 

(1959)

 

Traducción de Verónica Spasskaya;

Versión de Fina García Marruz 

 

 

anna_ajmatovaAnna Ajmátova (Odesa, 1889-Moscú, 1966). Seudónimo de Anna Andréievna Gorenko, quien al terminar su escolaridad básica, ingresa en la Facultad de Derecho de Kiev. Después estudia Filosofía y Letras en la Universidad de San Petersburgo. En 1903 conoce al poeta ruso Gumiliov, con quien se casa en 1910, permaneciendo juntos hasta 1918. Junto a Osip Mandelstam, Zenkevichy, Narbut, creó la editorial Acmé (palabra tomada del griego que significa la “cima”, la “perfección”, el “momento de mayor intensidad”) y con ellos fundó, en 1911, el Taller de los Poetas, el cual actuó hasta 1915 como lugar de reunión. De allí surgió Hiperborrea, la revista del movimiento, así como varios volúmenes colectivos de poesía y los primeros poemarios individuales de Ajmátova y de Mandelstam. En 1922 se casa con el orientalista Chileiko. En la trayectoria poética de Anna podemos distinguir El atardecer (1912), Rosario (1914), Bandada blanca (1917), Llantén (1921) y Anno Domini MCMXXI (1922).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

________________________________

Ilustración: Daria Petrilli

________________________________

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s